I got it!We use cookies to customize content and advertising, to provide social media features, and to analyze traffic to our site. We also share information about your use of our site with our trusted social media, advertising and analytics partners. Read more.

Café Quijano Lyrics
"En Aquel Hotel Jamaicano"

/ 5
0 reviewers
Do you like this song?
(click stars to rate)
save!

my lyricsbox
Lo malo que tiene el pasado, es que nunca lo puedes negar.

Tranquilo entre rastafaris y hablando suajili muy raro,
con mi amigo el americano,
abogado recíen graduado. Su madre le tiene prohibido
viajar a cierto lugares; no te montes en los autocares
de negril hasta montego.

En el taxi de un jamaicano con mucho miedo nos montamos,
se fumaba un cigarro muy largo,
los ojos rojos, y casi cerrados.
Por la izquierda de la carretera,
por llamarla de alguna manera,
las cabras, palmeras y perros se ríen de los extranjeros.

Y en aquel hotel jamaicano las mujeres van con marido,
los maridos se quedan mirando como juegan a lo prohibido.
Y en aquel hotel jamaicano hay desfile de togas y ramos,
hay detalles de lujo romano,
hay señoras, señores, que visten disfraces,
que sufren deslices que no dejan cicatrices.

Al mítico hotel hedonismo,
con trajes de gala llegamos,
las señoras no tienen vestido tienen toga y laureles
en ramo. Ciertas cosas no están en los libros ni en
folletos que venden pasión,
hay sujetos que no se han descrito ni siquiera en la imaginación.

Y en aquel hotel jamaicano las mujeres van con marido,
los maridos se quedan mirando como juegan a lo prohibido.
Y en aquel hotel jamaicano hay desfile de togas y ramos,
hay detalles de lujo romano,
hay señoras, señores, que visten disfraces,
que sufren deslices que no dejan cicatrices.

Los labios, las mentes piensan igual; se mezclan los
placeres de hombres y de mujeres. Las pieles, las manos de dejan llevar.

Y en aquel hotel jamaicano las mujeres van con marido,
los maridos se quedan mirando como juegan a lo prohibido.
Y en aquel hotel jamaicano hay desfile de togas y ramos,
hay detalles de lujo romano,
hay señoras, señores, que visten disfraces,
que sufren deslices que no dejan cicatrices.
This song is from the album "Grandes Exitos Del Sonido Quijano".